• Numéro 10
  • Numéro 10
  • Numéro 10
  • Numéro 10
  • Numéro 10

    Canada-Québec-Caraïbe: Connexions transaméricaines
  • Numéro 10

    Canada-Québec-Caraïbe: Connexions transaméricaines
  • Numéro 10

    Canada-Québec-Caraïbe: Connexions transaméricaines
  • Numéro 10

    Canada-Québec-Caraïbe: Connexions transaméricaines

El desplazamiento y la errancia en la ciudad colombiana

Las migraciones internas parecen ser un elemento permanente en la historia de Colombia. Con distintas expresiones y en diferentes épocas, la movilidad de la población aparece como una constante, que se evidencia principalmente en las ciudades, ya que estas son las receptoras de todos aquellos que buscan progreso, refugio o simplemente un nuevo horizonte.

Las diferentes etapas de desplazamientos en el país han hecho de la población, individuos que se adaptan al cambio conformando imaginarios híbridos y móviles. Como resultado, las calles de las ciudades de hoy, nos muestran a una población móvil. Estos actores urbanos se caracterizan por tener un imaginario sin lugar fijo, nómadas en busca de seguridad, que intervienen en la resignificación de los espacios y de las representaciones colectivas.

De esta manera el país ha entrado igualmente en las lógicas de la globalización contemporánea. Exilada y en situación de paso, la población urbana aprende hábilmente la lógica de la independencia y del tiempo efímero. La movilidad de la población, “…es el proceso indefinido de estar ausente y en búsqueda de algo propio. La errancia que se multiplica y se junta en la ciudad es una inmensa experiencia social »(1). En este artículo observaremos la errancia del individuo que hace parte de un sistema, pero que no obstante conforma su propia experiencia social y su imaginario a partir de múltiples fragmentos y con trayectorias disímiles, en una dinámica siempre cambiante, con la característica principal de vivir en el instante, sin una visión de largo plazo. Un hombre ordinario y anónimo, el anti-héroe de la democracia, figura recurrente de las grandes ciudades.

Palabras claves: Desplazamiento; Movilidad; Ciudad; Individuos; Imaginarios colectivos.

 

-------------------------------------------------------------

Cecilia del Pilar Mendoza

Doctora en sociología

EHESS-Paris

 

El desplazamiento y la errancia en la ciudad colombiana

 

 

Introducción

 

          El mundo contemporáneo inmerso en los procesos de la globalización, ha generado la movilización de masas importantes de la población mundial generalmente hacia las grandes ciudades. Paralelamente, con el fin de la Guerra fría, los conflictos entre Estados han disminuido, dando paso al aumento de los conflictos dentro de los Estados en donde priman los actores armados ilegales y la población civil como principal víctima. Este hecho ha provocado igualmente la huida de la población, fomentando aún más las migraciones propias de nuestra época.

En el caso colombiano se deben sumar los constantes e interminables procesos de colonización interna, que han sido parte de su estructuración política desde los siglos XIX y XX. Los diferentes estudios sobre los aspectos migratorios del país señalan como parte de este fenómeno las sucesivas o continuas oleadas migratorias del campo a la ciudad por razones económicas y de trabajo, convirtiéndose el sector rural en permanente proveedor en las ciudades de mano de obra barata y finalmente, la crisis humanitaria del desplazamiento forzado, producto del conflicto armado que obliga a la migración involuntaria.

Por lo anterior, la población ha aprendido a movilizarse, en muchos casos incesantemente, generando una sociedad nómada hacia su interior. Es decir, la población se moviliza constantemente, pero sin salir por completo de sus contornos. Según la historiadora colombiana María Teresa Uribe, sería una especie de sociedad con un “mito fundacional de la fluidez”(2), algo que está dividido desde su origen y que por lo tanto, es fruto de un movimiento entre dos cosas. Esta hipótesis nos ayudaría en alguna medida a entender la dinámica de la población migratoria la cual ve en la movilidad una forma de sobrevivencia y de vivencia, es decir, una forma de vida.

El objetivo de este artículo es interrogarnos sobre las consecuencias del desplazamiento forzado y de las migraciones internas en el imaginario colectivo, en un intento de analizar la cohesión social en la dinámica de la movilidad y la errancia como una forma de vida. Y finalmente, preguntarnos hasta qué punto los desplazados de la violencia son considerados como ciudadanos y de qué manera acceden a los derechos que esta categoría les garantiza.

Para lo anterior hemos dividido el artículo en dos partes. La primera parte intenta contextualizar el problema del desplazamiento en Colombia, aproximarnos a la tendencia de las migraciones internas que experimenta el país desde los siglos anteriores (XIX-XX) y observar el perfil de las personas que se desplazan. Finalmente nos proponemos analizar la ciudad como el lugar de llegada. La segunda parte se centrará en el análisis de los efectos de tal fenómeno en el imaginario colectivo. Ver la errancia como parte de las prácticas sociales de una sociedad en proceso de urbanización constante, en donde el desarraigo ha generado la incorporación de estrategias de sobrevivencia propias del individualismo y la movilidad del mundo contemporáneo.

Este texto de basa en la tesis de doctorado realizada sobre el espacio urbano de Bogotá entre los años 2000- 2008, en la cual la observación participante y las entrevistas a los actores urbanos, el análisis de archivo y la reflexión teórica han conllevado a las preguntas sobre las connotaciones de la errancia en el mundo contemporáneo, el auge de las ciudades y el surgimiento de la figura del individuo tras el advenimiento de la democracia y la defensa de los derechos del hombre, desplazando así el rol de conceptos como pueblo y soberanía(3).

 

I. El desplazamiento en Colombia

 

A. Las migraciones internas y el desplazamiento

          En las últimas décadas en Colombia se habla constantemente del “desplazamiento forzado”. Este fenómeno responde al conflicto interno, en el cual los actores armados utilizan los ataques a la población civil como estrategia de guerra para aumentar su control territorial. “La expulsión de la población se ha convertido además en una estrategia militar para impedir las acciones colectivas, destruir las redes sociales e intimidar a la población, logrando de esta manera controlar a la población civil”(4).

No obstante, la dinámica de la migración interna en Colombia se ha configurado de forma tal que desde el siglo XX se experimenta la transformación de un país eminentemente rural a un país predominantemente urbano. De este modo, el fenómeno del desplazamiento actual puede verse como una nueva oleada de movilidad, teniendo en cuenta la sucesión de violencias que ha vivido el país en el último siglo.

“El desplazamiento en Colombia es el gran tema. Es el tema que cruza al país en su geografía, desde sus divisiones políticas que vienen de los siglos XVII y XVIII y en el siglo XX,…La guerra entre partidos liberal y conservador expulsa territorialmente a los campesinos con una primera oleada migratoria en los 50’s y una segunda en los 70’s, cada vez más hacia las ciudades. La marcha de la colonización campesina debe leerse como un hecho de fundación. La historia del país es una historia de la marcha”(5).

En efecto, el bipartidismo característico de las divisiones políticas del siglo XX condujo a una intensa movilización campesina. Esta se reafirmó con la llamada “Revolución en marcha” promovida en los años 30’s bajo el mandato del partido liberal, la cual instaba a la población campesina e indígena a recuperar sus tierras. Sin embargo, ésta movilización campesina iba a encontrar su mayor fuerza años más tarde, durante los años 40’s, con la aparición del líder político Jorge Eliécer Gaitán. Pero una vez más la violencia provocaría el desplazamiento masivo de la población hacia las ciudades tras el asesinato del líderEste hecho determinante marca la urbanización del siglo XX en Colombia. El 9 de abril de 1948, asesinan en pleno centro de Bogotá al candidato presidencial Jorge Eliécer Gaitán, el cual gozaba de una inmensa popularidad en el momento. Este hecho conocido como “El Bogotazo” desató la conocida “Época de la Violencia”, tras una irrupción popular de vastas consecuencias, entre éstas principalmente la llegada masiva de campesinos a Bogotá y otras ciudades del país.

En esta época Bogotá, pasó de tener un millón de habitantes a 4 millones en una década (50’s-60’s). Los nuevos habitantes de la ciudad llegaban por lo general a los barrios periféricos a invadir terrenos baldíos y así entraban al escenario urbano. La ciudad se expandió de manera acelerada, experimentando nuevas oleadas migratorias en las décadas siguientes. Es decir, los migrantes internos son los actuales habitantes de las ciudades que siguen llegando y recomponiendo su estructura.

La realidad del desplazamiento, si bien ha estado presente en nuestra historia, se impone en la década de los 90`s. La categoría de Desplazado surge en 1997, gracias a múltiples esfuerzos de distintos sectores, principalmente ONG’s internacionales como ACNUR (Agencia DE la ONU para los refugiados) y OIM (Organización internacional de las migraciones), o nacionales como CODHES (Consejería para los derechos humanos y el desplazamiento) y las distintas asociaciones de desplazados, para hacerlo visible y lograr el establecimiento de una política pública frente el fenómeno. De esta manera, la definición del desplazado contenida en la ley 387/97 define como tal,

“A la persona que se ha visto forzada a migrar dentro del territorio nacional abandonando su localidad de residencia o actividades económicas habituales, porque su vida, su integridad física, su seguridad o libertad personales han sido vulneradas o se encuentran directamente amenazadas, con ocasión de cualquiera de las siguientes situaciones: conflicto armado interno, disturbios y tensiones interiores, violencia generalizada, violaciones masivas de los derechos humanos, infracciones del derecho internacional humanitario u otras circunstancias emanadas de las situaciones anteriores que puedan alterar o alteren drásticamente el orden público”(6).

En la actualidad el problema del desplazamiento forzado está en plena expansión. Las personas en situación de desplazamiento han alcanzado un cierto nivel de organización bajo el amparo de la ley. Distintas organizaciones que trabajan en torno al desplazamiento como CODHES, Pastoral Social u otras organizaciones como ACNUR, han logrado establecer mesas de negociaciones con el Gobierno, frente a problemáticas de emergencia como la toma de espacios públicos en las ciudades, tras desplazamientos masivos. Los menos organizados o aquellos que huyen solos o con su núcleo familiar suelen tomar la calle como lugar de sobrevivencia. Las esquinas, los puentes, los semáforos y los barrios periféricos de la ciudad son así el escenario de individuos que se dedican a la mendicidad y a la venta de un sinnúmero de productos, identificados con un cartón que anuncia su condición de desplazados. Esta población muestra una nueva ola migratoria en la historia del país, con las particularidades de la vida moderna, es decir, el nomadismo de la vida urbana y el individualismo propio de las grandes ciudades. Por lo anterior la ciudad expresa un escenario híbrido donde se encuentra lo urbano con lo rural y lo tradicional con lo moderno y donde se juntan las diferentes clases sociales.

 

photo 0 cecilia.jpg

Según el cuadro anterior, en el último censo nacional realizado en el país (2005), la población desplazada por distintas causas asciende a casi diez millones de personas. Teniendo en cuenta que en el país hay un promedio de 44 millones de habitantes, esto significa que un 40% de la población se ha movilizado en los últimos 5 años. También es de importancia el hecho de que aproximadamente 4 millones de colombianos viven en el exterior, en general por razones económicas.

 

B. La población desplazada

La población en situación de desplazamiento(7)como se denomina actualmente en la opinión pública colombiana, es una población vulnerable que aunque no es necesariamente pobre (ya que el conflicto armado expulsa igualmente a propietarios de tierras u opositores políticos) se vuelve extremadamente frágil frente a los diversos traumas que viven en su desplazamiento. Entre los primeros encontramos el momento de la huída, en que generalmente son amenazados y tras la muerte violenta de algún familiar deben escapar de un momento al otro. Luego viene la llegada generalmente a una ciudad, en donde no conocen el territorio, ni poseen referentes ni lugares concretos de llegada. Allí comienza la búsqueda de un sitio de vivienda, después de un trabajo, la escuela de los niños, etc., todo en medio de la discriminación propia del problema. Entre estos procesos de emergencia, las personas deben asimilar la pérdida y el choque con lo nuevo. El salvar su vida y asegurar la supervivencia se convierten en las razones para enfrentar la realidad.

“Los desplazados han sido arrancados de los puntos de referencia de su identidad personal y colectiva e incluso de aquellos que marcan su memoria (…) Los desplazados colombianos viven la experiencia de la triple pérdida descrita por Arendt: pérdida de la inserción social, del significado de la experiencia y de los derechos… no han tenido jamás acceso a una ciudadanía plena y total… El desplazamiento no es, así, una simple coyuntura sino que es vivido como una condición social casi permanente, el acceso a la tierra ha sido siempre incierto, ligado a mediadores políticos”(8).

Según la Alcaldía de Bogotá (2004)(9), cerca del 70% de los desplazados tiene vínculos rurales. Las mujeres representan el 56 % de la población desplazada, el 55% son jóvenes menores de 18 años y el 36% son mujeres cabezas de hogar. El 56% de las víctimas se vio forzado a huir por causa de amenazas, el 11% por causa de masacres, asesinatos y atentados, el 18% por la sensación de desprotección y miedo. El 47.7% busca refugio en las ciudades capitales.

 

Personas y hogares desplazados por año

AÑO

Hogares

Personas

 

ND

32506

137842

 

1997 y anteriores

31247

142077

 

1998

11586

61505

 

1999

18439

84872

 

2000

48308

245487

 

2001

76187

373187

 

2002

92126

426083

 

2003

53863

239311

 

2004

54490

220616

 

2005

59582

257517

 

2006

64580

274751

 

2007

77577

319207

 

2008

71328

281676

 

2009

14792

51135

 

Total

706.611

3.115.266

 

Fuente: Acción Social, Presidencia de la República. SIPOD - Fecha de Corte: Junio 30 de 2009

 

Existen serias divergencias en cuanto al número real de desplazados en el país. Mientras las cifras del gobierno hablan, según el cuadro anterior, de 3 millones ciento quince mil habitantes, entidades como CODHES estiman alrededor de 4 millones. Es de anotar que las cifras oficiales obedecen al número de personas que se acercan a declarar su desplazamiento. Sin embargo son cuestionadas principalmente por la constante movilidad de la población, lo que impide una medición precisa del fenómeno. De otro modo, en las conversaciones con las personas desplazadas, al igual que con algunas ONG’s como CODHES o Pastoral Social, se señala que muchas de las personas deciden permanecer en el anonimato por miedo a represalias o nuevas persecuciones.

Así, ésta población emergente y en permanente movimiento como salida al riesgo, se convierte en una mano de obra itinerante, en mercados laborales informales, circulares entre el campo y la ciudad. En general, llegan a terrenos baldíos en donde improvisan viviendas o a invasiones ya formadas(10) y barrios periféricos no legalizados, que inicialmente pueden apreciarse como una proyección de la ciudad, en la medida en que determinan su crecimiento y que poco a poco van integrándose al paisaje urbano. Sin títulos de propiedad, algunas veces sin documentos de identidad y sin un trabajo formal, y aunque algunos de ellos los posean quedan relegados a los márgenes de la ciudad, en donde son cuestionados como ciudadanos.

 

II.La errancia en la experiencia social y en el imaginario colectivo

 

photo 1 cecilia.jpg
"Cuando llegan vestidos de negro, llegan a matar a alguien. Huimos a pie y mojados porque estaba lloviendo, sin comida, sin nada. Vivimos siempre pensando a qué hora vendrá el ejército, a qué hora vendrá la guerrilla, a qué hora tendrá uno que salir corriendo. Los que tienen las armas, mandan. ¿Con qué les hacemos frente?”. Testimonio de Indígenas Emberas desplazados en el centro de Bogotá. Tomado de Diario del Aire". Junio 26, 2009.

 

          Esta imagen expresa una figura recurrente en el centro de Bogotá. Los indígenas Emberas provenientes de la región del Pacífico colombiano, en donde los desplazamientos son frecuentes por los enfrentamientos entre guerrilla y paramilitares, se reconocen principalmente por sus rasgos y vestidos de colores y por sus pies descalzos como acostumbran en sus lugares de origen. Estos suelen instalarse transitoriamente a mendigar en estas calles, conocidas en la ciudad por su carácter comercial y popular. En general son grupos de mujeres con sus hijos lo cual conlleva a preguntas importantes sobre el papel de la mujer en los grupos indígenas, su situación económica frente al hombre y a las causas del desplazamiento. Frente a esto último, es común encontrar mujeres solas con sus hijos dentro de la población desplazada, ya que sus maridos o bien pueden hacer parte del conflicto armado o bien han sido víctimas de éste.

 

A. Lógicas individuales

La forma como la población migrante o desplazada se incorpora en la ciudad se puede explicar bajo las lógicas individuales de las sociedades modernas. La ciudad, vista como el escenario para la acción social en la vida moderna, se convierte en el símbolo principal para el desarrollo económico y/o humano del individuo (ya que en general representa un lugar en donde se puede trabajar, estudiar y progresar) así como en el lugar en donde el anonimato del “vagabundo” alcanza su máximo umbral. Los límites y las posibilidades de la modernidad se expresan nítidamente en el escenario urbano, la cohesión social cavila entre la disociación y el reconocimiento del otro. Así, podemos leer la fragmentación social desde la puesta en escena de la vida cotidiana en la ciudad. Un entramado de individuos que se movilizan en todas las direcciones, con trayectorias múltiples y discontinuas, en donde lo colectivo se logra pero de una manera esporádica y espontánea.

Podemos ver en los desplazados y migrantes a individuos modernos, salidos de las clases populares y campesinas, con condiciones de vida inestables entre la ruptura de la memoria, la ilegitimidad política y la precariedad social. Es decir, un individuo que vive en un sistema democrático representado, para el caso colombiano, en una imagen precaria y desconfiada del Estado. En efecto, el Estado colombiano con la constitución de 1991 alcanzó una elevada política democrática, fundamentado igualmente en el hecho de nunca haber vivido una dictadura como muchos países latinoamericanos. Sin embargo, la violencia, el narcotráfico y los repetidos casos de corrupción de la clase política (como por ejemplo la financiación de la campaña del Presidente Ernesto Samper con dineros del narcotráfico 1994-1998) hacen de la representación del Estado una imagen deteriorada. Según testimonios de personas entrevistadas (vendedores ambulantes, trabajadores informales) en general se manifiesta un desprecio por los dirigentes políticos: “La política nunca me ha interesado, nunca he votado ni nunca pienso votar. Saque mi cédula a los 18 años y está en blanco. Yo prácticamente no pertenezco a esto, ni me interesa”.Se sienten engañados por ellos, “todos dicen lo mismo y prometen lo mismo”. También se dieron varias respuestas como “si, yo sé quién es el alcalde, pero solo para saber quien es el que nos está robando”. La apatía política llega hasta afirmaciones como: “yo voté por un señor, no se el nombre, pero es que me regalaron una camiseta”(11).

No obstante, este individuo es partícipe de la transformación de la ciudad por medio de la construcción de roles sociales propios, con elementos culturales que recomponen las identidades urbanas así como con formas de reconocimiento social, ya no desde la manifestación pública, sino desde sus prácticas sociales en el espacio público. En general, en las ciudades a donde llegan mayoritariamente los desplazados se encuentran dos ciudades en una. De un lado la ciudad planificada y céntrica donde se ubican las instituciones formales, la empresa privada y los sectores sociales con altos y medianos ingresos económicos; Y, de otro lado, la ciudad periférica que no necesariamente está en los bordes, sino que se extiende de manera dispersa, pero que se caracteriza por la precariedad, la ilegalidad en la titulación y por actividades informales como formas de trabajo. Estas prácticas en el contexto urbano de nuevas tecnologías, de consumo y mercado y más lejos aún, en el actual proyecto liberal, están impregnadas de las lógicas económicas propias del sistema. Formas de trabajo informal y modos de vida alternativos en los barrios periféricos, en un espacio fragmentado y recompuesto tras la entrada de las masas en la ciudad.

Según el DANE (Departamento nacional de estadísticas) la informalidad a 2007, en las 13 principales ciudades del país (grandes e intermedias), representaba el 56,6% de la población ocupada. Frente a este porcentaje es importante tener en cuenta que de un promedio de 44 millones de habitantes con que cuenta el país, el 70% vive en las ciudades. Dicha cifra se aumenta no obstante con la llegada de desplazados a la ciudad quienes por su situación excluyente normalmente acuden a estrategias de sobrevivencia como la venta informal, el trabajo doméstico, la prostitución, la mendicidad, el arte callejero en semáforos y andenes, o pequeños oficios esporádicos que obedecen a las necesidades de transeúntes y comerciantes y que están en el límite de lo formal y lo informal.

 

photo 2 cecilia.jpg

La relación entre ciudad y desplazamiento implica entonces pensar en estas interacciones que van de lo formal a lo informal y las formas de construcción de ciudadanía en este contexto. En general, puede decirse que esta población, en permanente búsqueda de oportunidades, vive de rebuscar(12). Sobrevivir, por sí mismo o trabajar, se vuelven sinónimos en la vida cotidiana de la ciudad, en donde hay mayor circulación de recursos con relación al campo, mayor consumo, mayor concentración de población, etc. Para los vendedores ambulantes entrevistados, en general hombres y mujeres jefes de hogar, con un promedio de 3 a 4 niños a cargo, bajo nivel de escolaridad, vivienda inestable y la mayoría de origen rural, la venta informal representa una forma de trabajo, una manera de vivir dignamente en medio de las dificultades, evitando las instituciones, a través del cálculo y la estrategia, como por ejemplo un vendedor ambulante que saca electricidad de los postes de la luz o la negocia con algún comerciante formal. Estos son entonces individuos que aprenden la independencia desde la creatividad.

Las lógicas de estos actores, según nuestras observaciones, son el producto de una carencia inicial que empuja a buscar incesantemente ese lugar perdido en dónde sentirse protegido del mundo, pues en el imaginario de las personas que acuden a la calle a buscar sustento, trabajo o simplemente un lugar donde dormir, está la pérdida como punto de partida para la formación de su universo social.

Desde la pérdida y la posterior búsqueda de alternativas, los actores sociales, adquieren el carácter de sujetos modernos, pero desposeídos de propiedad privada, de un trabajo formal y por lo tanto, de pertenencia a un cuerpo político en su aspecto más elemental (Castel, 1995). A sabiendas de que el desplazamiento es un hecho que ha trascendido diferentes generaciones, podemos hablar de su impacto en el imaginario colectivo en tanto pérdida y reconfiguración de referentes identitarios y políticos, y la apropiación de “la condición de desplazado” como nuevo referente. Es decir, aún si la población perteneció a alguna colectividad política, el desplazamiento como un hecho generacional, ya que como se dijo al principio representa una nueva ola migratoria en el país, a coadyuvado a la falta de pertenencia a una unidad nacional o a un cuerpo político. Bajo estos supuestos, ¿qué significa “tener derechos” una vez los desplazados de la violencia llegan a la ciudad a hacer parte del vasto mundo urbano y popular? ¿Cómo son reconocidos por los otros? ¿Cuál es el perfil de ciudadano en estas condiciones de movilidad? ¿Podemos hablar de diferentes tipos de ciudadanía? ¿La ciudad es accesible a todos, pero todos son considerados como ciudadanos? En la construcción del tejido social a manera de redes entre las esferas de lo privado y lo público, la ciudadanía toma diferentes matices y se presenta de manera episódica. “Las nuevas experiencias, propias de la ciudad, colocan a los migrantes y desplazados como productores informales, vendedores ambulantes, creadores de culturas populares, organizadores comunitarios y portadores de una cultura política”(13). De esta manera las ciudades han asistido a la inserción masiva de las clases populares, las cuales han dotado de nuevos significados y sentidos al espacio urbano, es decir, reconfiguran sus referentes identitarios y políticos. Así, desde las múltiples formas de autogestión microlocal se perciben prácticas sociales que van desde lo individual a lo colectivo y de lo local a lo global como la auto - construcción de viviendas y de barrios y la dotación progresiva de servicios públicos en la medida que se van legalizando.

Según Michel Agier (1999), para los migrantes, la relación del individuo con el Estado y su ciudadanía es una relación incierta. Están en los bordes del mundo pero no afuera. Esta población se sitúa en una zona gris que para Agier son los “Márgenes”. Hacen ciudad y comunidad en situaciones de instante. Son formados en la actividad más no definidos por identidades fijas. Esta población sugiere así una transformación sustancial en los modos de organización social y en su ciudadanía. Crean una especie de “urbanismo de contacto” en donde cohabitan microsistemas de cambio, de trueque y de poderes locales. Los ciudadanos recrean un mundo familiar así sea minimalista. Los barrios se urbanizan a través de la autogestión después de ser invasiones y de esta forma se establecen en los márgenes.

Esta población en permanente cambio termina caracterizándose por ser mutante y formar parte de una transformación social. Podemos decir que están en una situación de paso que se hace constante, mas allá de sus esperanzas en una vida mejor, pocos saben hacia dónde van, pero el denominador común es la manera de adaptarse a las situaciones. El punto en el que insistimos tiene que ver entonces con el sentido existencial que se pone en cuestión con las transformaciones de la vida moderna. Un individuo que se hace responsable de sí mismo y que se reconstruye entre los escombros de un pasado perdido, muchas veces violentamente. Es decir, individuos en situación de paso o transición a la vida moderna, y más allá de ésta al mundo global en el que se sumergen las ciudades contemporáneas, y que definen igualmente con sus prácticas, la organización del sistema social.

 

B. La experiencia del desarraigo

Los migrantes y desplazados, en medio de su desarticulación originaria, encuentran maneras de habitar las ciudades, generalmente desde la autogestión. La ocupación del espacio público de manera ilegal por parte de estos sectores, ha generado la proliferación de invasiones y barrios periféricos y puede leerse como una de las manifestaciones de una sociedad que se construye a través de las más variadas experiencias de autogestión, basadas en la creatividad, la autonomía y la movilización de recursos entre comunidades.

El cruce de mentalidades que se mezclan al interior de la ciudad, así como las formas de supervivencia y de vivir en situaciones de inestabilidad y riesgo, dado el carácter informal o ilegal de las actividades económicas y de hábitat, nos ilustra acerca de cómo actúan estos actores bajo la lógica del instante, en medio de las múltiples dimensiones espacio-temporales del escenario urbano. Le experiencia espacio-temporal de la ruptura con formas y esquemas de vida que deja tras de sí el desplazamiento y la violencia ha conducido a la fragmentación del imaginario colectivo, al estallido de fronteras y la resignificación de tradiciones en la modernidad. El tiempo rectilíneo entre pasado y futuro no se aprecia más. El escenario urbano que como dijimos al principio, para el caso colombiano se ha configurado decididamente en las últimas décadas, representa el cruce de etnias y colectividades temáticas, como por ejemplo vecindarios marcados por las regiones de origen, grupos de mujeres organizadas alrededor de la defensa de sus derechos, nuevos grupos políticos formados al rededor del desplazamiento, bandas juveniles, etc. lo cual redefine los lazos sociales. Los desplazados traen consigo su biografía marcada por las características socioculturales de sus lugares de origen, pero al llegar a la ciudad se encuentran con otras historias y formas de vida. De éste modo los lazos sociales estarán marcados por su identidad como desplazados o en el mejor de los casos por sus nuevos vínculos barriales. Las mentalidades tradicionales y campesinas, con su sentido comunitario, sus creencias y valores, su sentido del tiempo y del espacio, entran al escenario urbano y marcan de algún modo con sus vivencias los usos del espacio y la experiencia del tiempo. Ciertas costumbres de sus lugares de orígen se reproducen de manera heterogénea en incipientes organizaciones locales y comunitarias que oscilan entre el conflicto y la cooperación, pero que de todos modos impregnan a la ciudad de nuevos sentidos en donde es preciso hablar de lo urbano ya no solo como expresión de ciudad sino también de un fenómeno masivo y popular, de una “ruralización” de la ciudad con saberes, sentires y relatos propios de la vida en el campo.

Vivir en "el aquí y el ahora" se traduce en el discurso permanente de los desplazados que en medio de la fragmentación de sus ideas de tiempo y espacio, buscan en la eficacia del instante la salida al vacío institucional y social. Del mismo modo, ante la imposibilidad de definir un territorio fijo, en los procesos cognitivos de un individuo carente de referente espacial, las percepciones de continuidad y coherencia temporal quedan igualmente a merced de interacciones inmediatas. Frente a la inseguridad del entorno, la única certeza es la de salvaguardar el presente, es decir, de sobrevivir al momento mismo. El cambio como constante es su hilo conductor. Y así, el desarraigo de lo perdido, puede vivirse como ruptura o como transformación.

Frente a esta sensación efímera del tiempo, creemos que los actores urbanos buscan sin embargo, asegurar la posibilidad de un futuro desde la urgencia misma por sobrevivir al presente, es decir en estados límites de desequilibrio social, el impulso lógico contrario a la idea de no-futuro es el de no sucumbir al caos. En este sentido, propiciarían las transformaciones hacia la modernidad en busca de horizontes nuevos. Vivir el instante y las situaciones locales es la forma de hacer ciudadanía y comunidad.

La ciudad marginal que alberga a los miles de desplazados de la violencia y migrantes en general, forma también parte de la ciudad. Esto se manifiesta en las particulares formas como surgen nuevos procesos de socialización, esquemas y prácticas simbólicas, la secularización de las costumbres, la forma de hacer política, transformaciones de la vida laboral, las redes de información y su emisión que integran a los recién llegados a las prácticas urbanas. Las interacciones de la vida cotidiana generan progresivamente la diversidad de lenguajes, códigos y medios que producen una ciudad heterogénea.

 

photo 3 cecilia.jpg

 

photo 3 bis cecilia.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En estas fotografías podemos ver el contraste entre la ciudad tradicional del centro, y la ciudad construida en invasiones y ocupaciones ilegales, donde la gente misma construye los barrios, dotándolos poco a poco de servicios públicos, con la intermediación de líderes políticos barriales, hasta lograr su legalización. Fotos de la autora, Bogotá, 2007.

 

Vemos una especie de ciudades dentro de la ciudad que configuran un todo, pero que cuestionan su legitimidad, su capacidad de inserción y simplemente de justicia. En el caso de Bogotá por ejemplo, encontramos que dentro de sus 20 localidades, existen algunas como Ciudad Bolívar (foto derecha) la cual encierra todas las problemáticas de la capital: pobreza, desplazamiento, bandas criminales, falta de servicios públicos en algunas zonas, etc. o ciudad Kennedy con características similares. Estos barrios en general ilustran en sus calles la situación precaria de muchos de sus habitantes, desplazados, vendedores ambulantes, o simplemente desocupados o ladrones de oficio evidencian una sociedad de riesgo, en donde la capacidad de sobrevivencia es su única seguridad.

 

Conclusiones

          Pensamos finalmente que en el país existe una ciudadanía fragmentada, que se manifiesta esporádicamente en las interacciones que producen conflictos y acuerdos. Es decir, la ciudadanía se construye no solo desde las instituciones, sino desde la vida cotidiana de la gente, en donde la organización comunitaria, microlocal o barrial crea una cultural política. No obstante, estas expresiones no son continuas ni homogéneas. La heterogeneidad de las ciudades genera espacios híbridos con distintos órdenes y en última instancia, un sentido de pertenencia episódico que cavila entre el individualismo y la pertenencia a alguna colectividad. Según lo anterior, la relación de lo individual-colectivo se construiría desde el individuo hacia la sociedad, es decir, de abajo hacia arriba, estableciendo parámetros de decisión con el despliegue de lo subjetivo y lo local, por sobre los criterios formales de la esfera pública.

La interacción colectiva dependería entonces de la identificación de los actores con ciertos códigos de comportamiento, reflejados por ejemplo en las lógicas de sobrevivencia, o en la forma situacional de hacer ciudad o comunidad como en las organizaciones de desplazados, de vendedores ambulantes, o en las prácticas locales de autogestión de los barrios e invasiones. En medio de diversos sistemas de valores que, aunque estén en constante transformación, reposan sobre una base moral ligada a un contexto de riesgo. Es decir, que la posibilidad de transgresión de una norma dependería de la situación de emergencia o de precariedad que se tenga en el momento. De este modo, los acuerdos o normas sociales se pueden romper fácilmente en una situación de riesgo. Frente a la multiplicidad de lenguajes o lógicas de interpretación « la gente no puede sino tener varios lenguajes a la vez. Las formas de evitar el peligro se hacen superponiendo varios argumentos según la situación que se enfrenta » (Pécaut, 2001).

Así, el concepto de Castel (1995) del “individualismo negativo” según el cual se llega a la democracia en un contexto de ausencia de regulación institucional, a la par de la adopción de políticas económicas neoliberales, nos abre la mayor incógnita, en la medida en que tiene raíces históricas muy profundas y que nos lleva a reflexionar sobre la identidad latinoamericana en general, escindida desde los albores de la colonización y por lo tanto, en permanente construcción. De este modo, partir de la hipótesis de ver a los desplazados como individuos errantes, que llegan a la democracia como resultado de una carencia, es decir, no por la voluntad política de ejercer ciudadanía, sino por la obligación de escapar, de perderlo todo para salvar sus vidas y de comenzar de nuevo: llegar a la ciudad, reconocer sus lenguajes y poco a poco crear lazos sociales, resistir y ejercer sus derechos, nos muestra el problema de la memoria de un país como Colombia, ligado al fenómeno de las migraciones internas, en donde entre otros factores, la movilidad y la violencia no han permitido la conformación de una identidad nacional, afectando de esta manera la memoria colectiva. Una memoria hecha hoy de relatos, flujos, migraciones, de redes y desanclajes. La movilidad y la errancia están presentes así en las prácticas de los desplazados, errantes sin fin, anónimos en la ciudad, seres ordinarios, consumidores, héroes de la adversidad, caminantes sin nombre entre la multitud, agentes de cambio.

 

 

Notas de pie de página


(1) De Certeau, Michel, L’invention du quotidien. Arts de faire. Paris, Gallimard, 1990. p. 155.

(2) Citado por J.M Barbero en: «Nuestros modos de estar en el mundo». Revista Número (37), junio-agosto 2003, Bogotá, Colombia.
 
(3) Gauchet, Marcel  La democratie contre elle-meme , Paris, Gallimard, 2002.
 
(4)Henao, H. et al. (1998). “Desarraigo y futuro. Vida cotidiana de las familias desplazadas de Urabá”. Cruz Roja Colombiana, Cruz Roja. Medellín, Colombia.
 
(5) Vásquez, Carlos. “Cartografías de desplazamientos y doblamientos urbanos”, In: Revista Palimpsesto. Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, 2002, p. 29, 69.
 
(6) Fajardo Montana, Darío. “Migraciones internas, desplazamientos forzados y estructuras regionales” en Revista Palimpsesto. U. Nacional. Bogota. 2002. Pág. 70.
 
(7)Dado que hablar de “Población desplazada” implica una hecho definitivo para estas personas, las instituciones públicas y algunas ONG’s han optado por el término “En situación de desplazamiento” para tratar de entenderlo como un hecho transitorio.
 
(8)Pécaut, Daniel. “Guerra contra la sociedad”. Ed. Espasa Hoy. Bogota. 2001. Ibíd. Pág. 261-262.

(9) Periódico El Tiempo, “Distrito pide ayuda económica internacional para atender a los desplazados». Bogotá, Mars 24, 2004.

(10) Muchos de los recién llegados a la ciudad acuden a la invasión de terrenos baldíos y a la construcción de “barrios piratas o ilegales” hacia el sur y los cerros orientales. Aparece así, la periferia como proyección de la ciudad, pero de una manera no planificada y sobretodo autogestionada por la población popular.
(11) Mendoza. Cecilia del Pilar. “Le monde de la rue a Bogotá: la débrouillardise comme l´art de faire de la multitud” Pág. 313.
(12) Tipo de trabajo “informal” realizado generalmente en el espacio publico la ciudad, basado en maneras y lógicas de sobrevivencia, dados primordialmente, el contexto de riesgo o zona gris en el que vive y segundo, la capacidad inventiva frente a la emergencia.

(13)Naranjo, Gloria. “Ciudadanía y desplazamiento forzado en Colombia, una relación conflictiva interpretada desde la teoría del reconocimiento”. En publicación Estudios Políticos No. 25. IEP. Universidad de Antioquia, Medellín. Colombia. Julio- diciembre. 2004.

 

Bibliografía

 

Libros

Agier (M.), (1999) "L'invention de la ville : Banlieues, townships, invasions et favelas". Amsterdam, Archives Contemporaine, 176 p.

Alape (A.), (1983), "El Bogotazo. Memorias del olvido". Bogotá, Fundación Universidad Central, 653 p.

Alcaldía Mayor de Santa Fe de Bogotá, (1997) "Bogota, una historia común." Bogotá, Instituto Distrital de Cultura y Turismo, 215 p.

Aprile-Gniset (J.), (1983) "El impacto del 9 de abril sobre el centro de Bogotá." Bogotá, Centro Cultural Jorge Eliécer Gaitán, 223 p.

Arendt (H.), (1974), "La condición humana." Trad. de l’anglaise [The human condition] par R. Gil Novales, Barcelona, Editorial Seix Barral, 432 p.

Augé (M.),(1993), "Los no lugares espacios del anonimato: una antropología de la sobremodernidad". Trad. du français [Non-lieux. Introduction a une anthropologie de la surmodernité.] par M. N. Mizraji, Barcelona, Editorial Gedisa, 125 p.

Berman (M.), (1989) "Todo lo sólido se desvanece en el aire: La experiencia de la modernidad." Trad. de l’anglais [All that is melts into air. The experience of modernity.] par A. Morales Vidal, México D.F, Siglo Veintiuno Editores, 386 p.

Bushnell (D.),(1996), "Colombia. Una nación a pesar de sí misma: De los tiempos precolombinos a nuestros días." Trad. de l’anglais [The making of modern Colombia. A nation in spite of itself.] par C. Montilla V., Bogotá, Planeta Editores, 434 p.

Castel (R.), (1995)," Les métamorphoses de la question sociale". Paris, Fayard, 490 p.

L'insécurité social, (2003) "Qu’est-ce qu’être protégé ?", Paris, Éditions du Seuil, 96 p.

De Certeau (M.), (1990), "L'invention du quotidien." Tome 1 Arts de faire, Paris, Gallimard, 1990, 347 p.

Elias (N.), (1991), "La société des individus". Paris, Fayard, 301 p.

Garcia Canclini (N.), (1995) "Consumidores y ciudadanos: Conflictos multiculturales de la globalización." México D.F, Editorial Grijalbo, 198 p.

Gauchet (M.), La démocratie contre elle-même. Paris, Gallimard, 2002, 385 p.

Goffman (E.), La mise en scène de la vie quotidienne. Paris, Les Editions de Minuit, 1973, 256 p.

Martín-Barbero (J.), "De los medios a las mediaciones: comunicación, cultura y hegemonía." Mexico, D.F. / Barcelona, Ediciones Gustavo Gili, 1987, 300 p.

Pécaut, (D).(2001) “Guerra contra la sociedad”. Ed. Espasa Hoy. Bogota.

 

Revistas

Fajardo Montana (D.), « Migraciones internas, desplazamientos forzados y estructuras regionales »,  in Revista Palimpsesto (2), Bogotá, Universidad Nacional, 2002, pp. 68-77.

Henao, H. et al. (1998). “Desarraigo y futuro. Vida cotidiana de las familias desplazadas de Urabá”in Cruz Roja Colombiana, Cruz Roja. Medellín, Colombia.

Melo (J.O), «Gaitan: El impacto y el síndrome del 9 de Abril», en Credencial Historia (96), Bogotá - Biblioteca Luis Angel Arango, Diciembre 1997, p. 8-11.

Naranjo, (G). «Ciudadanía y desplazamiento forzado en Colombia, una relación conflictiva interpretada desde la teoría del reconocimiento». En publicación Estudios Políticos No. 25. IEP. Universidad de Antioquia, Medellín. Colombia. Julio- diciembre. 2004.

Niño (C.), «Levantar la ciudad moderna sobre los escombros del pasado», en Número Ediciones, El saqueo de una ilusión : El 9 de Abril 50 años después, Bogotá, Número Ediciones Corporación, 1997,

Ospina (W.), «Exclusión, nomadismo y destierro», en Palimpsestus Magazine (2), Bogotá, Universidad Nacional, 2002, pp. 239.

Vásquez (C) « Cartografías de desplazamientos y doblamientos urbanos ». en Palimpsestus Magazine (2), Bogotá, Universidad Nacional, 2002, p. 29, 69.

 

Otros documentos

Becerra (L.M.), (2003) «Foro sobre Población Desplazada en Bogotá: una responsabilidad de todos – 1. Jul. 2003, Bogotá». Bogotá, Acnur, 95 p

Bogotá cómo vamos, «Estudio del plan de desarrollo por Bogotá cómo vamos: Bogotá sin indiferencia un compromiso social contra la pobreza y la exclusión, Bogotá». Ed. Bogotá cómo vamos, 2004, CD-ROM (1), Série : CD ROM CIEB.

Mendoza, (C), (2008) “Le monde de la rue a Bogotá : la débrouillardise comme l´art de faire de la multitude” Paris. Tesis de doctorado. EHESS.

Mockus (A.), (2003) Seguridad y convivencia. Informe de la Alcaldía, Bogotá, Alcaldía Mayor.

 

Sitios Web

Agencia Presidencial para la Acción Social y la Cooperación Internacional. http://www.accionsocial.gov.co.

Consultaría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento – CODHES,
http://www.codhes.org/

http://www.codhes.org/Info/documentos-publi.htm

Departamento Nacional de Encuestas – DANE, 2005

www.dane.gov.co.

 

Pour citer cet article :

del Pilar Mendoza Cecilia, «El desplazamiento y la errancia en la ciudad colombiana», RITA, N°3 : Avril 2010, (en ligne), Mise en ligne le 6 avril 2010. Disponible en ligne http://www.revue-rita.com/traits-dunion-thema-51/el-desplazamiento-thema-159.html